¿Por qué soñamos?

Es completamente natural en el ser humano tratar de responder al porqué de las cosas. Un fenómeno que nos ha llamado la atención desde el comienzo de nuestra historia son los sueños. Y, sobre todo, una de las mayores incógnitas aún a día de hoy en la ciencia: ¿por qué soñamos?

Cómo se producen los sueños

Para comprenderlos mejor, debemos partir de la siguiente pregunta: dónde y cuándo se producen.

El sueño está compuesto por varios ciclos de sueño que se dividen en distintas fases (si te interesa saber más en detalle sobre los ciclos del sueño, profundizamos en ellos en este artículo). Estas fases o etapas son cuatro: el adormecimiento o vigilia; el sueño ligero; el sueño profundo; y la fase REM. En todas ellas se pueden producir sueños, pero es mucho más frecuente que ocurran durante la última fase. 

Los ciclos se repiten varias veces a lo largo de la noche, y no todos tienen la misma duración (el primero suele durar entre 70 y 100 minutos y el resto entre 90 y 120 minutos), además de que pueden variar entre distintos días y dependiendo de la persona.

Se dice que cuando recuerdas lo que sueñas de manera muy vívida es porque te has despertado a mitad de un ciclo, cuando estás soñando de manera más activa.

Qué es y para qué sirve soñar

Tras innumerables estudios sobre esta materia, se ha llegado a la conclusión de que los sueños son informaciones que el cerebro almacena en la memoria y “saca a relucir” o reconstruye cuando dormimos. No es ningún secreto que los estímulos externos de lo cotidiano afectan a las emociones que se tienen al dormir. Los sueños no son algo que ayude a borrar las memorias desagradables, de hecho, muchas veces las vuelve a poner sobre la mesa en forma de pesadillas o tal vez sean reflejos de lo que queremos que suceda.

Dormir es una tarea que ayuda a regenerar y reposar el cuerpo de toda la actividad del día a día. Todo apunta a que soñar ayuda a memorizar y a ordenar la información que se ha ido almacenando en nuestro cerebro durante el día. Algunos estudios han demostrado incluso que si se aprende información importante antes de dormir, esta se retendrá mejor y será más fácil recordarla, ya que su almacenamiento y ordenación es más correcto.

Entonces… ¿por qué?

Lo cierto es que no deja de ser una ciencia inexacta e incierta, con más preguntas que respuestas. Desde luego, sus efectos en nuestras capacidades cognitivas son innegables, volviéndose un elemento fundamental para el correcto desarrollo de nuestra mente. Algunos dicen que únicamente tiene como fin liberar al cerebro de información “extra” que ha sido almacenada, pero también hay corrientes del pensamiento que afirman que los sueños son premoniciones sobre lo que va a suceder, con significados ocultos que nos descifran el futuro.

Aún nos queda mucho por descubrir de este componente tan fascinante de nuestras vidas.

 

Sueña con BeZen

[Zeit] vor Minuten, von [Ort]
Die Cookie-Einstellungen auf dieser Website sind so eingestellt, dass alle Cookies zugelassen werden, um die bestmögliche Erfahrung zu erzielen. Klicken Sie auf Cookies akzeptieren, um die Website weiterhin zu nutzen.
Sie haben erfolgreich abonniert!
Diese E-Mail wurde registriert

Hi there

Welcome Guest
We typically reply within minutes
James
Hello! James here from Support team,this is sample text. Original text will display as per app dashboard settings