¿Cómo afrontar la cuesta de enero?

Con las fiestas, el Año Nuevo, la familia y los amigos constantemente rondando la casa y proponiendo planes vacía-bolsillos, es normal que no dé tiempo ni a ahorrar ni a organizar tus finanzas. 

Este fenómeno que sucede a finales de diciembre y durante todo enero, que asfixia la economía doméstica, se conoce como cuesta de enero.

Por suerte, nosotros te ofrecemos unos cuantos consejos para que esta cuesta sea menos empinada.

Haz un presupuesto

El primer consejo siempre que se busca ahorrar es realizar un presupuesto. Siendo consciente de cuáles son tus gastos indispensables y haciendo una lista de aquello para lo que se quiere ahorrar, será mucho más fácil controlar los gastos tanto necesarios como innecesarios.

Una vez hayas identificado en qué puedes recortar o de qué puedes incluso prescindir, reajusta tus gastos. Además, si los regalos navideños te han sumido en alguna que otra deuda, prioriza el pago de éstas para evitar los intereses más tarde.

Otra forma de centrarse en los ahorros es automatizándolos mediante la aplicación para el móvil de tu banco: al inicio de cada mes (o cuando tú decidas) se extraerá el importe que se quiera destinar a cada plan de ahorro y se ingresará automáticamente en estas “huchas”. Así, será mucho más fácil ahorrar y evitar gastar dinero que necesitas.

Dentro de tu presupuesto también puedes incluir un fondo de emergencias al que añadir dinero poco a poco y alguna que otra pequeña inversión a largo plazo que te pueda ayudar económicamente (acciones, criptomonedas…)

Aprovecha las rebajas y ahorra

Con el periodo de rebajas que comienza el 3 de enero, es muy fácil caer en la tentación de gastar y consumir indebidamente. Evita los caprichos, haz una lista de las cosas que verdaderamente necesitas y si tras un tiempo de maduración de la idea sigues necesitando ese producto, cómpralo.

En BeZen, os facilitamos la inversión en colchones de calidad y sostenibles con nuestras rebajas en toda la web.

Revisar tu plan energético es otra muy buena manera de saber cuánto gastas y mejor aún, cómo puedes ahorrar. La subida de la luz y la necesidad de encender la calefacción por el frío son muy perjudiciales para el bolsillo.

¿Qué puedo hacer desde casa?

No te preocupes, también te traemos alguna solución cotidiana para este problema. Hilando con la subida de precios de la energía, puedes comenzar por apagar los dispositivos que no estés utilizando y activar los electrodomésticos como lavadoras o lavavajillas en las horas más baratas. Ventila la casa habitación por habitación y durante no más de 10 minutos para evitar generar corrientes de aire que enfríen tu hogar. Siempre es necesario ventilar, y más en los tiempos que corren, pero se debe hacer de manera cuidada para no tener que encender la calefacción inmediatamente después.

Los aislantes térmicos textiles también son muy buenos en estos casos: cortinas de calidad, alfombras para no tener los pies fríos y los topes de tela para puertas, evitando que se cuele el aire frío por los huecos.

Di no (o al menos reconsidera) a los planes fuera de casa. Entre la dichosa pandemia, el frío que hace fuera y lo caros que son algunos planes, muchas veces es mejor quedar con familiares y amigos en casa, relajados. No sólo es lo más prudente ahora mismo, sino también lo más económico.

 

¿Estás preparado para vencer a la cuesta de enero?

Die Cookie-Einstellungen auf dieser Website sind so eingestellt, dass alle Cookies zugelassen werden, um die bestmögliche Erfahrung zu erzielen. Klicken Sie auf Cookies akzeptieren, um die Website weiterhin zu nutzen.
Sie haben erfolgreich abonniert!
Diese E-Mail wurde registriert