La almohada perfecta

Quizás no te hayas parado a pensar en si la almohada que utilizas es la más adecuada para ti, salvo que tengas problemas de cervicales o dolores de cuello, entonces puede que sí. :-)

El caso es que una almohada adecuada para ti puede tener un gran impacto en la calidad del sueño y por lo tanto en tu salud y el bienestar.

Todos tenemos diferentes formas de dormir y, por ello, dependiendo de nuestros estilos particulares, necesitaremos escoger un tipo almohada.

Postura de descanso

Boca arriba: Si tu postura habitual es boca arriba, la mejor opción para dormir es una almohada no muy gruesa que se adapte a la curvatura natural de la espina dorsal y que símplemente actúe de soporte de tu cabeza y cuello.

Boca abajo: Para dormir en esta postura la almohada debe ser suave, acolchada y que amortigüe la cabeza y el cuello en un ángulo confortable, de manera que prevenga giros bruscos hacia los lados.

De lado: Si duermes de lado, lo ideal sería una almohada alta, firme o muy firme que se adapte al contorno de la cabeza, el cuello y los hombros, ayudando a mantener el cuerpo en una línea horizontal.

De todos modos, para las personas que sufren dolores de cuello se recomienda una almohada cervical que reduzca la presión ejercida sobre la zona y mantenga el cuello y la cabeza alineada con la columna vertebral durante el sueño.

Ya sabes, cuando vayas a comprarte una almohada, o simplemente elegir en un hotel una determinada (si es que te dan la opción), sabrás un poquito más.

Prueba y verás la diferencia.

You have successfully subscribed!
This email has been registered