Feng shui: ¿dónde coloco mi cama?

El feng shui suele aparecer en las revistas de tendencias decorativas (incluso a veces mencionado como una religión más entre tantas). Lo cierto es que es una filosofía de vida, que busca el equilibrio y el flujo de energías positivas. 

Feng” (viento) y “shui” (agua), son los dos elementos que aportan un flujo vital de energía, canalizando la salud, la prosperidad y la armonía.

¿Para qué sirve y cómo se empieza?

Esta filosofía, muy ligada a la distribución de los muebles y la decoración en los distintos espacios del hogar, suele ponerse en práctica cuando se tiene uno de estos tres objetivos:

  1. Mantener la energía (fundamentalmente para prevenir los desniveles de energía y fomentar la armonía en tu vida cotidiana).
  2. Restaurar la energía (para ajustar el equilibrio energético cuando sientes que algo no está bien del todo).
  3. Aumentar la energía (principalmente las vibras positivas. Se utiliza sobre todo cuando se quiere lograr algún objetivo personal).

Es crucial comprender que cada casa o espacio requiere un flujo de energía concreto. Para saber cuál es el necesario para tu hogar, lo más recomendable es contactar con un experto en feng shui, de todas formas, nosotros te damos unas claves básicas para empezar tu viaje.

  1. Lo primero es deshacerse de todo aquello que no se utiliza: el orden y la limpieza son muy importantes para lograr la armonía. Los muebles a los que no se les da uso, además de los que no resultan seguros (por estar parcialmente rotos o por tener esquinas muy pronunciadas), únicamente entorpecen el cauce energético.
  2. No coloques espejos frente a puertas o ventanas, ya que la energía rebota en el reflejo y se escapa (además de que genera inquietud).
  3. Potencia al máximo la luz natural de tu hogar. Si ésta faltara, complétala con lámparas y luces artificiales: tu hogar debe ser siempre luminoso.
  4. Los elementos de agua (como fuentes, jarrones con agua, etcétera) son vitales para atraer la buena fortuna.

El feng shui en tu dormitorio

Teniendo la posibilidad de elegir habitación, procura escoger un dormitorio con una forma cuadrada o rectangular: estas formas son las propias del elemento tierra, el cual le proporciona equilibrio al Chi (que es la fuerza de la naturaleza que nos hace estar en sintonía con nuestro entorno).

En todo dormitorio, el elemento principal debe ser la cama. Por ello, su correcta colocación es la parte más importante para garantizar la energía positiva en nuestro cuarto.

Lo ideal es colocar la cama en una posición centrada, con elementos de apoyo a cada lado (como mesillas de noche y lámparas pequeñas, que aportan protección). El cabecero debe estar colocado en la pared más alejada de la puerta, además de evitar alinear los pies de la cama con la puerta (esto causa mayor sensación de inseguridad). Si no se pudiera dar de otra forma, lo mejor sería colocar un piecero alto o un baúl a los pies de la cama, actuando de barrera protectora entre la cama y la puerta. Procura controlar la puerta desde la cama, pero sin verla de manera completamente directa.

El cabecero de la cama es un elemento esencial: su ausencia genera inestabilidad. Es un elemento que, además de ser decorativo, da una mayor sensación de protección y respaldo.

En cuanto a los colores de tu dormitorio, el feng shui recomienda los colores suaves (sobre todo los pasteles). Para una guía cromática más profunda, consulta nuestro artículo sobre los mejores colores para tu cuarto.

Cosas que evitar en tu dormitorio:

  1. Dos colchones separados para una cama doble, pues esto puede ser símbolo de desunión y ruptura en la pareja.
  2. Los espejos frente a las puertas (por la razón expresada anteriormente) así como frente a la cama, ya que empeoran la calidad del sueño.
  3. Las imágenes de bodegones (que representan naturalezas muertas) y la presencia de flores secas, por la misma razón.
  4. Evita realizar actividades físicas y de trabajo en tu cuarto: entorpece el paso de energía relajante.

La ventilación es muy importante para la renovación de energías. Las ventanas son fuentes de nueva buena fortuna: decóralas con cortinas en tonos claros. También puedes tener flores frescas e incienso en tu cuarto, pues traen vitalidad.

 

¿Vas a cambiar tu cama de lugar?

🍪 Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
La suscripción se ha realizado correctamente
Este email ya nos consta como registrado

Hi there

Welcome Guest
We typically reply within minutes
James
Hello! James here from Support team,this is sample text. Original text will display as per app dashboard settings