¿Es malo dormir mucho?

 

La llegada del finde, después de una semana durmiendo fatal y trabajando muchísimo, el placer de poder dormir sin poner una alarma… Pero, ¿podría ese placer tan ansiado ser perjudicial para la salud?

Te desvelamos por qué dormir mucho (o demasiado) es malo para nosotros.

¿Qué pasa cuando se duerme más de la cuenta?

Numerosos estudios coinciden en que cuando se excede el tiempo de sueño necesario (que varía según la edad), el descanso deja de ser reparador y se convierte en uno ligero, como cuando se duerme demasiado poco.

Aunque se dice que todo esto puede causar otras enfermedades, lo cierto es que el exceso de sueño no es su causa directa, sino una circunstancia más que puede o bien generar malos hábitos de vida que causen estas enfermedades, o ser indicativo de que ya existen estos problemas.

La hipersomnia primaria o dormir demasiado afecta a:

  1. El estado de ánimo, ya que durante el sueño se altera la producción de serotonina (por eso, enfermedades como la depresión están muy ligadas tanto a la hipersomnia como al insomnio).
  2. El posible desarrollo de diabetes, ya que se elevan los niveles de azúcar en la sangre.
  3. La actividad cerebral y la capacidad de concentración. En algunos casos produce la sensación de estar grogui y lento, aunque también puede crearse la falsa ilusión de mayor productividad y energía, pero esto es tan sólo un efecto rebote de la falta de sueño.
  4. Alteraciones metabólicas por una menor actividad física, que puede derivar en obesidad.
  5. Enfermedades cardiovasculares, como cambios negativos en el colesterol, que es un factor de riesgo de éstas.

¿Cuánto se debe dormir?

Esta pregunta no tiene una única contestación: como se ha dicho anteriormente, los requisitos de cada persona son diferentes dependiendo de factores como la edad.

-Los bebés, necesitan unas 20 horas diarias de sueño. Esto se debe a que su cuerpo está en la mayor fase de desarrollo de su vida, con un crecimiento rápido y exponencial.

-Los adolescentes, entre unas 8 o 9 horas diarias por la misma razón: su organismo está creciendo y necesita el descanso para restaurar sus funciones.

-Mientras que los adultos, necesitan entre 6 u 8 horas por día, por lo que cualquier tiempo que sobrepase ese límite, no sería demasiado bueno.

De todas formas, siempre hay que tener en cuenta que estas cifras se refieren a personas con hábitos regulares de trabajo y que duermen bien por las noches (que sinceramente, son la minoría). Por lo que aquella gente que por su profesión duerme 5 o 6 horas al día, necesitará más horas para dormir en el fin de semana, compensando la falta de sueño de entre semana.

Y por lo que se refiere a las siestas, no han de exceder los 90 minutos. Sí, lo sé, hay quien dice que “la buena siesta” dura 3 horas, pero esto puede ser un enorme indicativo de un mal sueño por la noche, o incluso un trastorno del sueño.

La manera y la cantidad en la que se debe dormir no es una ciencia cierta: cada persona tiene unas circunstancias distintas que la llevan a descansar de distinta forma, incluso  unos ritmos circadianos y un cronotipo diferente. Si quieres saber más sobre ello, pincha en el enlace.

 

Así que, ¡a descansar! (Pero no mucho…)

La suscripción se ha realizado correctamente
Este email ya nos consta como registrado